La convivencia de la danza oriental con otros estilos de baile ha dado numerosos ejemplos de amalgama. Las raíces orientales del flamenco, así como, algunos estilos árabes de naturaleza gitana facilitan la mezcla de ambos. Surgiendo un tipo de danza aferrada a la tierra y adornada por los brazos en movimiento. Sin olvidar la alegría

que aportan los estilos de los gitanos del Este de Europa con su movimiento

y su colorido. 

 

"Vengo de una familia de Huelva y desde pequeña he estado enamorada de ese arte andaluz que es el flamenco. Escucho flamenco desde que tengo memoria, pero no fue hasta que entre en la universidad cuando empecé a estudiar e investigar mas a fondo sus extensos palos y sus dificultosos compases. El amor por esa música me hizo descubrir desde el arraigo y el desgarro de el flamenco más ortodoxo, hasta sus variantes más innovadoras que iban desde el rock andaluz de los años 70 con los grandes Triana a la cabeza, a el gipsy-rock de Las Grecas hasta la rumba catalana de los geniales Chichos pasando por el boon del flamenco fusión liderado por Ketama la mezcla árabo-andaluza de Radio Tarifa. Y en todo ello encontré muchísimas aproximaciones a los ritmos y a las melodías árabo-orientales. Al mismo tiempo empecé a estudiar filología árabe y a interesarme por las expresiones culturales y folclóricas de ese pueblo. Comencé a escuchar música oriental , Um Kulzum, músicas del Golfo, shaaby marroquí, Fairuz...

 

Y entonces llego la danza, empecé a estudiar primero oriental y luego flamenco. Con el tiempo y al principio casi sin ser consciente empecé a mezclar conceptos de las dos disciplinas. Sentía la necesidad de recurrir a movimientos de una o de otra según lo que escuchaba. Luego cuando empecé a plantearme lo que hacia de una manera inconsciente, me di cuenta de que más que movimientos eran las energías, que se otorgan a esos movimientos ya muy similares y es lo que les hace identificarse con un estilo u otro. Ahí en ese momento entro el la danza Hilal a mi vida profesional y me fuí dando cuenta de que era la pieza que me faltaba. Encontré en las esencia de ese estilo, que es el péndulo, el cambio de peso, el nexo que me ayudaba a jugar con las don energías.

 

A partir de ahí continuo investigando y aprendiendo. ¡Trabajando y apostando!"

 Danzas de raíz