Bailar es tomar la palabra


Bailar es tomar la palabra de tu cuerpo vulnerable.

Tomar la palabra del espejo, guía externo, que te recuerda siempre que todo cambia, que todo pasa que todo es mejorable. Tomar la palabra del espejo interno, que al cerrar los ojos te muestra el gran abismo reflejado.

Bailar es tomar la palabra del cuerpo ajeno, que se mueve y te cuenta su verdadera historia, somos cuerpos parlantes que gritamos silencios llenos de palabras sinceras, gritamos todo aquello que callamos y esperamos que nos entiendan con solo mirarnos.

Bailar es tomarle la palabra al mundo, a la tierra y sus ciclos, a la tierra y sus llantos.

Bailar es tomar la palabra del aire y transportarla para que se pose en las consciencias de aquellos que buscan.

Bailar es tomarte y darte, sin más, sin medida, egoistamente por pura supervivencia.


59 vistas

 Danzas de raíz