La satisfacción de explorar en las raíces


Hace un par de semanas asistí Romany Dance School Berlin para adentrarme en el lenguaje de los gitanos rusos y polacos de la mano de tres de los más reputados maestros, Katjusha Kozubek, Anna Dębicka y Artur Szewczyk que en la actualidad están desarrollando un firme y bonito trabajo de difusión de la cultura romaní.

Acercarse a las bases de un arte que a veces hemos aprendido desde el arquetipo, con todo lo que tiene de real y de imaginario, tiene su riesgo. Encuentras maneras, que no siempre te son afines del todo, y te sacan un poco de aquello que tienes preconcebido. Pero cuando pasa ese primer momento de adaptación, te das cuenta de que si quieres profundizar en la vida de un pueblo, no puedes esquivar aquello que tiene para ofrecerte solo para quedarte en aquello tu crees que tiene para ofrecerte. Lo que es, es y cada cultura con sus manifestaciones artísticas, que incluyen también sus maneras de difundirlas, es lo que esta siendo según un estado evolutivo que se marca desde dentro y no desde fuera.

Es maravilloso ver y sentir una vez más como el pueblo gitano aglutina sabiamente y naturalmente el tándem música/danza; danza/música, donde no hay frontera divisoria, no hay limite, ni cercado que te haga estar en uno u otro terreno. Se canta, se baila y se toca y así es como se gesta el Teatre Roman, el estado evolucionado para escenario de la expresión de los gitanos rusos. De sus rituales de expresión danzada, cantada y recitada...

Las raíces contienen un enorme sustrato de alimento, de sabia que satisface, que remueve, que derrumba límites y fronteras.Nada que tenga que ver con los gitanos puede dejarte indiferente.

https://www.romanydanceschool.com/

#tradicióngitana #cursos #aprendiz

18 vistas